Mente

Supera tus resistencias y/o ganancias secundarias

Se define como ganancia secundaria a aquello que toma como beneficio nuestro subconsciente tras realizar un determinado acto. El subconsciente se aferra a dicha conducta para recoger la recompensa dejando de lado otras posibilidades más adecuadas.

Así, al hacerse de forma inconsciente se convierte en un automatismo a nivel profundo que debe ser detectado para su sustitución.

Algunos ejemplos más comunes de ganancias secundarias podrían ser los siguientes:

  • Cuando una persona fuma, lo hace porque su gannacia secundaria es la relajación
  • Cuando una persona mantiene un dolor crónico, lo hace porque cree que este le protege de alguna forma.
  • Cuando una persona come de forma compulsiva, lo hace porque su beneficio es placer instantáneo.

La consecuencia de todas estas conductas es que se acaban convirtiendo en una resistencia al cambio. Es decir, no podemos dejar esos hábitos nocivos porque para el subconsciente tienen un fin positivo.

Por ello, el carácter inconsciente de estos actos hace que sea difícil su detección. De todo esto se deriva la dificultad para abandonar estos hábitos nocivos.

PASOS PARA ELIMINAR LAS RESISTENCIAS AL CAMBIO

El método que yo sigo para eliminar estas resistencias al cambio y al desarrollo de la persona consta de los siguientes pasos.

Primero, debemos de detectar la ganancia secundaria. El objetivo principal de este paso es hacernos conscientes de que no podemos cambiar esa situación por dicha ganancia. Ahora, tenemos el mando porque sabemos el por qué.

En segundo lugar, debemos aplicar alguna técnica para cambiar los hábitos. Entre las que yo utilizo están las siguientes:

  • Una herramienta del Mindfulness para salir de estas rutinas inconscientes es romperlas mediante liberadores de hábitos.
  • Los anclajes para sustituir hábitos: Esta técnica puede ser de gran utilidad empleada por un profesional. En el caso de fumar, hemos anclado a ese acto una sensación de bienestar. Debemos detectar esa ganancia secundaria y luego cambiar el hábito mediante anclajes.

Si te ha gustado el artículo y quieres formar parte de nuestra Red social del bienestar natural para recibir información suscríbete abajo ¡Solo mandamos un correo semanal!

¡Comparte!

También puede gustarte...