futuki

Descubre la mejor forma de cuidarse: desde la base y la Reflexología

Cuando se trata de tratamientos holísticos, hoy podemos decir que la reflexología es un gran aliado. En este caso hablaremos de la reflexología podal, terapia natural y complementaria enfocada en nuestros pies y el equilibrio de energía. Los tratamientos para nuestros pies, son muy efectivos debido a la gran cantidad de terminaciones nerviosas que poseen. También, cada parte de nuestros pies corresponde a una parte o sistema de nuestro cuerpo. Por todo esto hace que la reflexología podal pueda tratar nuestra salud de una forma completa y global. Además, la mejor forma de estar saludable es con una buena base, y esa base son nuestros pies.

Esta terapia complementaria tiene dos grandes ventajas. La primera es que podemos realizarnosla a nosotra@ mism@s. La segunda es que podemos tratar las siguientes partes o sistemas de nuestro cuerpo desde los pies:

  • Área de la cabeza y el cuello
  • Aparato digestivo y excretor
  • Aparato reproductor y genitourinario
  • Sistema linfático
  • Sistema endocrino
  • Sistema musculo esquelético.

En este artículo de la Red Social de Terapias Naturales, Complementarias y Alternativas vamos a explicar la secuencia preparatoria. Se lleva a cabo antes de tratar cualquier sistema de nuestro cuerpo para realizar después los tratamiento concretos que iremos viendo. Sin embargo, por si sola, la secuencia preparatoria ya tiene efectos terapéuticos. Es muy recomendable cuando no tengamos tiempo para un tratamiento completo. Ahora pasaremos a explicar las diferentes técnicas necesarias para poder realizar la secuencia preparatoria y tratar posteriormente los diferentes sistemas del cuerpo.

Técnicas de masaje en la Reflexología Podal

Normalmente, el tratamiento en los pies se realizará con la yema de los dedos, ejerciendo presión constante. Cuando se trate de un auto-masaje de reflexología podal lo más común es caminar con el pulgar, rotación y flexión. A continuación mostramos técnicas.

La primera técnica es caminar con el pulgar y los otros dedos. Debemos de flexionar la primera falange del pulgar o de los dedos. Posteriormente se deslizan sin separarse de la piel, notando diferentes tipos de presiones. Intenta hacer las pasadas en dirección al tobillo y volviendo a los dedos para que no se estanque la energía en una zona.

La segunda técnica es la rotación y pivotación sobre un punto. Cunado utilizamos la rotación en reflexología podal debemos de utilizar el pulgar o el dedo índice. Posteriormente, rotaremos dicho dedo ejerciendo una leve presión hasta activar el punto. En el caso de pivotar, debemos de coger el pie con una mano y conectar el punto con la otra. Una vez tengamos nuestro dedo en el punto giraremos el pie con la mano que lo agarra.

La tercera técnica es flexionar sobre un punto. En este caso, al iguar que pivotar, debemos de mantener el pulgar en un punto y flexionar el pie con la mano hacia dicho punto. Se suele utilizar para puntos más profundos.

Por último, podemos poner en práctica la presión de aguja. En este caso, utilizamos nuestros 4 dedos para mantener la posición estable mientras el pulgar ejerce presión sobre un punto durante cinco segundos. En ocasiones es recomendable, pasados esos cinco segundos, arrastrar el pulgar hacia la zona del tobillo para mover la energía.

Ahora que hemos visto las técnicas empleadas en el tratamiento de pies, pasaremos a nuestro primer tratamiento global. Recuerda que podemos realizarlo a nosotr@s mism@s.

La SECUENCIA PREPARATORIA del pie

En esta ocasión trataremos de hacer una relajación a nivel global en nuestros pies, de tal forma que se extrapolará a todo nuestro cuerpo. Aunque sea el primer paso a la terapia, también es terapéutico como dijimos al principio. Los pasos para poder llevar a cabo este simple tratamiento son los siguientes y se pueden dividir por tiempos de 3 minutos como vemos a continuación:

Los primeros 3 minutos

  • Coloque su talón sobre la palma de su mano de apoyo. Después, con la otra mano en forma de pinza (mano activa), coloque el pulgar en la planta del pie y los 4 dedos por la zona contraria en el empeine. Así, rotaremos el pie con nuestra mano activa de un lado a otro para mover la energía.
  • Seguido de ello, realiza una pasada en ambos dorsos del pie con tus dos manos, desde la punta de los dedos al tobillo y viceversa.
  • Coloque sus pulgares en el centro de la planta de su pie, a la altura de las almohadillas, justo antes de empezar los dedos. Entonces, deslice los pulgares hacia fuera, cada uno en su dirección, como si estuvieramos ensanchando el pie.
  • Ahora, con la mano activa, vuelva a colocar su mano en forma de pinza, es decir el pulgar agrrando la zona plantal y los cuatro dedos la zona del empeine (también puede hacerse viceversa). Entonces, proceda a caminar con la pinza desde los dedos hacia el tobillo, y acabe con el recorrido de vuelta hacia los dedos de nuevo. Recuerda que siempre es mejor acabar hacia los dedos o hacia fuera del cuerpo para que la energía fluya.

Los segundos 3 minutos…

  • Después, camine con el pulgar dibujando una linea recta desde el talón hacia el dedo gordo. Repita este movimiento desde el talón hasta todos los dedos del pie para acabar dibujando cinco líneas imaginarias.
  • Ahora, nos situamos en la planta de los pies, en la zona de las almohadillas, justo debajo de los dedos. Coloca el pulgar en la zona superior de la almohadilla y desplázalo desde el dedo gordo hacia el pequeño. Después, haz el mismo recorrido en sentido contrario por la parte inferior de las almohadillas de los pies.
  • En el siguiente paso, trataremos el talón. Caminaremos con el pulgar desde la parte interna hacia la externa del talón dibujando líneas horizontales hasta cubrirlo por completo.
  • A continuación deslice su dedo pulgar desde el segundo dedo del pie empezando por el dedo gordo en dirección al talón. De esta manera, encontrará el plexo solar justo debajo de las almohadillas (recuerda que las almohadillas es la parte carnosa de la planta justo debajo de los dedos). Es como un hueco al que tiende su pulgar realizando el movimiento explicado. Cuando lo halle, rote su pulgar durante 5 segundos en dicho lugar.

Los últimos 3 minutos…

  • Ahora que toda la planta ha sido tratada, pasamos al empeine. camine con sus 4 dedos sobre este, en forma diagonal y desde el tobillo hacia la punta de los dedos. Trace la diagonal tanto a la izquierda como a la derecha. Quizás le apetezca rotar el tobillo para aliviar tensión.
  • Así, pasamos a los dedos. Rótelos con suavidad y en medida de los posible. Después estire de ellos hacia fuera con decisión pero sin brusquedad. Quizá note un leve crujido.
  • Proseguimos cogiendo el pie con ambas palmas de las manos. Coloque su mano pasiva debajo, en la planta del pie, y la mano activa encima, justo en el empeine. Ahora decídase a dar movimientos circulares con la mano del empeine mientras la otra sujeta la planta. También puede hacer de forma viceversa y dar movimientos circulares en la planta.
  • Por último, con su dedo índice y pulgar forme una pinza. Así, cogeremos cada uno de nuestros dedos del pie y los presionaremos de tal forma que el pulgar quedará por encima del dedo del pie (en la uña) y el índice presionará la parte de abajo, es decir, la yema de los dedos del pie. Presione de forma intermitente cada uno de ellos durante 5 segundos.

Con tan solo esta primera parte introductoria a un tratamiento completo de Reflexología podal, podremos tener una gran cantidad de efectos positivos. En próximos artículos podremos ver como tratar cada sistema del cuerpo desde una zona concreta del pie. Ahora pasamos ha mostrar un vídeo sobre una sesión de Reflexología podal que hemos encontrado interesante.

Sesión de Reflexología práctica

A continuación mostramos un vídeo sobre un tratamiento inicial de reflexología podal que tu también puedes hacerte. Os presentamos el vídeo de Anabel Torres Garcia:

La salud desde la base

Muchas veces hemos escuchado la frase ”gigantes con pies de barro”. La verdad es que estoy seguro de que esta es una de las pocas verdades absolutas. El cuidado y la salud de los pies hace que el bienestar y la felicidad se reflejen en todos nuestros órganos y cuerpo. Por ello os animo a seguir mirando los artículos más interesantes para tu cuidado y a uniros a la red social de los productos ecológicos, biológicos, orgánicos y naturales.

¡Comparte!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *