la red social mas natural

Pasos para crear entornos de éxito

No solemos ser conscientes de lo importante que resulta rodearnos de un entorno adecuado. Este hace referencia al lugar, la gente y el momento que te rodea. Podemos estar en Madrid, viviendo con nuestros padres y en verano. Todo esto, en PNL, recibe el nombre de primer nivel lógico de pensamiento. También, cada vez que vayamos estudiando los próximos niveles de pensamiento haremos hincapié en la mayor dificultad a la hora de cambiarlos.

Así, la utilidad del entorno es tan vital que cuando decidimos realizar un pequeño cambio en él se crea otro gigante en nuestras vidas. Es un nivel muy práctico a la hora de realizar cambios debido a la facilidad de su puesta en marcha. Por ello, si queremos realizar cambios en nuestra vida primero define tu entorno y después redefínelo a tu gusto. Ahora… Si quieres aprender a cambiar te invito a que te suscribas y empieces a leer este artículo.

Definiendo nuestro entorno

Si queremos saber hacia donde vamos, primero hay que definir dónde estamos. Esto hay que hacerlo en nuestro primer nivel neurológico o de pensamiento, es decir, el entorno. Para estudiarlo hay que realizarnos una serie de preguntas que nos permitan encuadrar la situación ¡Vamos con ellas!

¿Dónde trabajas?¿Dónde te gustaría trabajar?

La primera pregunta hace referencia al entorno actual, la segunda al entorno deseado. Cuando definimos esta parte de nuestro primer nivel de pensamiento tenemos la posibilidad de cambiarlo y darnos cuenta de que quizás no tengamos un entorno correcto.

Así, imagina que estás en un trabajo que te encanta. En este caso, no deberíamos hacer ningún cambio. Por otro lado, si detestas tu trabajo es momento de sacar el papel y el bolígrafo para definir cual sería tu trabajo ideal. Después, a fin de conseguirlo, tirarías de tus recursos para conseguir tus metas. En el caso de no saber lo que se quiere te recomiendo este artículo.

¿Dónde vives?¿Dónde te gustaría vivir?

En ocasiones, el miedo a cambiar de residencia por lo inesperado puede mantenerte en un entorno tóxico. Haciéndote estas preguntas puedes determinar en que situación te encuentres. Evidentemente si la primera pregunta no coincide con la segunda es una señal de que algo es erróneo. Entonces, es momento de agarrarse a tus recursos y empezar el cambio.

Puedo asegurarte que en el 80% de las personas no coincide la primera pregunta con la segunda. Sin embargo, esto no es para preocuparse ni para querer cambiarlo todo de golpe. Siempre recomiendo escoger dos puntos y cambiarlos. Después, vendrá un efecto sinergético que cambiará el resto a mejor. No nos olvidemos de que siempre habrá algo que no esté en su sitio y que por lo tanto deberemos de acostumbrarnos y aceptar algunas situaciones.

¿Quién te rodea?¿Quién quieres que te rodee?

No me gusta dar preferencia a unos u otros puntos, pero en este caso debo pronunciarme ante este. Cuando estamos rodeados de gente que desprende energía positiva todo es más fácil. Los entornos positivos te proveen de una fuerza que te permite llevar a cabo tus proyectos. También, las nuevas ideas y la creatividad fluyen por tu mente. Por ello, cuando nos rodeamos de este tipo de personas nuestra persona se enriquece.

Ahora, hazte las dos preguntas y si piensas que es el momento de cambiar de amistades hazlo. Cuando pienses en el tipo de persona que quieres tener a tu lado busca actividades que te permitan conocerlas. Si crees que la gente deportista puede enriquecerte realiza excursiones deportivas o apúntate a clases de baile. En el caso de querer estar dentro del mundo de los negocios, también puedes apuntarte a cursos y seminarios relacionados.

¿Cuál es tu momento climax?

Este es aquel en el que todo fluye y parece ser perfecto. Aquí, todo está en perfecto equilibrio y tu energía es rebosante. Detectar este instante en tu día a día es de vital importancia. Así, cuando lo haces puedes llegar a la conclusión de que hay ciertas actividades que te permiten estar en equilibrio.

Por tanto, la clave está en ser consciente de eso que te lleva a tu fase climax personal. Ahora, es el momento de poner en práctica las rutinas que han provocado ese equilibrio y bienestar. Mantenlas, anótalas y haz de ellas tus mejores amigas en momentos difíciles.

Personalmente, cuando yo descubrí mi momento climax lo utilicé para escribir. Entonces, una buena idea sería utilizar ese momento del día para realizar algo que realmente quieras conseguir. En mi caso, este momento de energía y poder no se debía a alguna actividad en concreto. Simplemente, mi reloj biológico se encontraba en estado de flow a una determinada hora ¡Utiliza tu MOMENTO POWER ya!

¡Finalmente suscríbete si aún no lo has hecho y sigue a la Red Social Natural para disfrutar de sus meditaciones, clases de Yoga y mucho más!

¡Comparte!