Mente

Mentiras sobre felicidad – Te doy consejos reflexionando con Tal Ben

La felicidad es algo curioso: es lo que todo el mundo anhela y lo que muchas veces se acaba convirtiendo en una prisión. Su búsqueda, y no encuentro, confluye en una obsesión. Pero… ¿Cómo podemos entender la felicidad?¿Cómo podemos llegar a ella? En este artículo reflexiono a el gran científico Tan ben-Shahar , dando mis puntos de vista y una guía de pasos clave hacia la felicidad…

En las redes sociales

Todo el mundo aparece con una gran sonrisa, y entonces nuestra mente dice… ¿Y por qué sale en todas sus fotos sonriendo si yo estoy triste en ocasiones? Esta es la presión y el engaño de la Red Social. Te sientes con la presión de ser más feliz que la gente y esa presión desemboca en todo lo contrario. Deja a un lado las Redes o delimita su tiempo a algunos espacios del día.

todo el tiempo son felices

No es un requisito para el encuentro con el bienestar estar siempre feliz. Es algo muy difícil: nunca me gusta decir imposible. Los momentos malos siempre llegan, pero tu forma de tratarlos será la que produzca mayor o menor felicidad. Aprende a responder ante las situaciones y no reacciones. Cultiva tus habilidades en Mindfulness. Por otro lado, cuando vives la infelicidad, sabes detectar la felicidad. Ambas se complementan.

y practican muchas actividades

Hay varios estudios nombrados por el doctor Tal Ben que sugieren como causa de infelicidad el exceso de actividades. Y eso es cierto, si están en varios proyectos a la vez es muy difícil ser consciente de ellos. Cuando estás en uno, solo piensas en que viene el otro. Y cuando llega el otro aparece el cansancio.

Si te encuentras así, coge tu equilibrador de actividades y aparca por un tiempo algunas actividades hasta finalizar la actual. Simplifica y haz solo una tarea a la vez.

pero, la felicidad se basa en ejecutar tu sabiduría

Pasa del saber a la ejecución. Ejecuta todo aquello que sepas que es bueno para ti. No basta con saber que la verdura es buena, tienes que comerla. No basta con saber que tienes que dejar el móvil a un lado para hablar con alguien, hazlo. No basta con saber que tus relaciones son tóxicas, elimínalas. Y por supuesto no basta con saber que fumar es perjudicial, cámbialo.

y repetirla.

La repetición es otra pequeña decisión que vienes después de realizar algo bueno o ejecutar tu sabiduría. Repite una y otra vez esa sabiduría o buena conducta y se un profesional de ella. Piensa en cuentos golpes tuvo que darle Rafa Nadal a la pelota para controlarla. La felicidad se entrena a base de repetir buenos actos.

Practica deporte,

Siempre intento recordar ese momento atemporal en el que disfruto haciendo deporte y en la sensación de paz posterior. Según el científico Tal Ben media hora de deporte, 3 veces a la semana, tiene el mismo efecto que la medicación. Se produce dopamina y serotonina en nuestro cerebro. Estas sustancias son las encargadas de la felicidad.

Mantén esa rutina en el tiempo con el deporte que a ti te guste. O Escoge uno nuevo, como liberador de hábitos, para incentivar tu motivación y descubrir nuevos hobbies y formas de ser. Pero ten presente que debe ser algo que te de placer, o cuanto menos ausencia de odio. He practicado algunos deportes que estresaban y eso es peor.

suplanta hábitos nocivos por placeres,

Como es mi caso a la hora de escribir. Por las mañanas empezaba a ver noticias, no hacer nada o escuchar radio. Sin embargo, llegué la conclusión de que el momento de mayor energía debía ser correspondido con mi pasión. Suplanta un hábito negativo por uno productivo.

renueva tu personalidad

Se basa en ser otra persona por instantes. A veces te encasillas en que eres de una forma. Al hacer eso, la personalidad se vuelve rígida y el pensar que puedes ser de otra manera te parece difícil. Tu identidad se vuelve rígida y tú también.

La única forma para desprenderte de tu perfil es hacer nuevas actividades o cosas que llevabas tiempo sin practicar. Así, cuando una cosa nueva te guste verás que en realidad puedes cambiar. Ya lo han hecho tus gustos… ¿Por qué no ser ahora una persona feliz?

permite los fallos

Cuando le tienes miedo al fallo te sueles quedar en estado de parálisis. A mí me pasaba antes hasta tomar la fea costumbre de alegrarme por fallar. Lo que ocurre es que cuando fallas te vuelves a levantar y tu cerebro empieza a pensar que no hay por qué tenerle miedo. Es más, asocia el fallo como un paso hacia el aprendizaje, como un acto de valentía y como un paso hacia el movimiento ¡Quien se queda parado eternamente pensando qué hacer… Muere!

se un ejemplo

Y no exigas a los demás que sean como tu quieras. Normalmente nos preocupamos más de los comportamientos ajenos que de los nuestros. Esto pasa cuando ves tus carencias en otra persona. Eso te molesta de ella, y por lo tanto de ti, porque es un reflejo. Utiliza tu cabreo sobre esas personas para pulir algunas de tus malas costumbres y llegar a ser un ejemplo.

trabaja por pasión

Si no sabes cual es tu dedicación ideal, encuéntrala como explico en este artículo. Si ya sabes cuál es, da gracias por el que tienes y haz todo lo posible por conseguir tu nueva meta. El trabajo ideal debe darte placer, parecerte importante y también tener habilidad en el.

En esto último no estoy muy de acuerdo puesto que grandes casos como el dibujante de los Simpson no sabían dibujar. Pero tenía habilidades para crear una buena historia. Aprende las habilidades necesarias o explota alguna subyacente.

ten relaciones

Si este no es tu fuerte porque tu entorno no te gusta, cámbialo. Las relaciones dan felicidad y deben de ser sanas. Practica actividades colectivas dentro de tus gustos e incluso fuera de ellos. Como dijimos antes, hacer actividades distintas te puede mostrar facetas propias que no conocías. De esta forma, puedes relacionarte con gente distinta, de tus mismos gustos y descubrir un nuevo hobbie. La felicidad está en estas pequeñas acciones.

medita y por último…

El caso es parar el exceso de estímulos o información que nos rodea. Hazlo con mis meditaciones o ejercicios de respiración. El mero hecho de practicar la respiración hace que tu atención se centre en tu interior. Solo así podrás hacer un stop en el día, relajarte sin hacer nada, y tomar partida después.

haz algo significativo

No debes descuidar que al menos una vez al día debes hacer algo significativo. Es decir, una actividad que te llene. Por ejemplo, darse un baño relajante, hacer un deporte favorito, ir al cine, tener una conversación interesante, leer un capítulo de un libro fantástico, dar un pasito más en tu proyecto… Algo que te mejore como persona.

En ocasiones, no hacer nada mientras eres feliz puede suponer un gran acto significativo.

Resumiendo

Abandona las redes sociales, deja de fijarte en los demás, repite tus conductas saludables en lugar de las negativas, medita, haz algo significativo, cambia tus relaciones si no son de tu gusto, se un ejemplo, renueva tu personalidad, ama el error y haz una sola actividad a la vez.

¡Comparte!

También puede gustarte...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *