segundo nivel de pensamiento

Modifica tu segundo nivel de pensamiento y tu vida cambiará

En muchas ocasiones tenemos comportamientos que ni siquiera podemos entender. Pasado un tiempo, pensamos en el por qué de aquella acción. Todo lo referente al comportamiento humano se encuentra en el segundo nivel de pensamiento dentro de la PNL. Nuestro segundo nivel neurológuico hace referencia a lo que hacemos, decimos y pensamos. También, todas nuestras formas de actuar tienen un fin positivo. Salimos para despejarnos, fumamos para relajarnos y pensamos para asegurar nuestro futuro. Sin embargo, podemos ver como alguno de estos hábitos puede ser perjudicial.

El problema viene cuando este segundo nivel lógico de pensamiento entra en piloto automático. Decimos las mismas frases, hacemos lo mismo después de comer, pensamos de la misma manera. Son programas instaurados en nuestra mente que no son cuestionados y que pueden llevarnos a algún tipo de problema. La solución, dentro de la programación neurolingüística, sería definir este nivel de pensamiento para poder apagar el piloto automático. Así, podremos hacernos conscientes y ver que nuevos comportamientos podemos llevar a cabo para mejorar la situación y cuales debemos eliminar. Entre otras herramientas para mejorar nuestro comportamiento estaría el Mindfulness. Pero hoy explicaremos cómo definir y mejorar nuestro segundo nivel neurológico desde la con PNL.

Cómo definir nuestro comportamiento

Atendiendo a los niveles de pensamiento, seremos capaces de adaptarnos al medio y conocernos. Estos niveles neurológicos se pueden definir como cada una de las partes en las que operamos en nuestra vida cotidiana. Con la intención de poder cambiar nuestro comportamiento, pasamos a estudiar cómo definirlo y modificarlo en PNL. Por tanto, veremos una serie de preguntas para definir el nivel del comportamiento y así poder actuar sobre el.

¿Tus actos y palabras se ajustan a tu manera de ser?

Quizás, tengas la extra sensación de que cuando dices algo sientes un malestar generalizado sin saber por qué. Esto se suele deber a que no corresponde con tu verdadera identidad, sino que simplemente es un automatismo. Evita esos comportamientos para sentirte mejor. Apúntalos en este apartado para ser consciente de ellos y poder controlarlos. Una herramienta de no ser presa de los automatismos es practicar Mindfulness diariamente.

¿Qué haces que te haga sentir bien y con sensación de vivir?

Si la respuesta a esta pregunta es que no tienes muchas actividades que te enriquezcan, puedes ir a este artículo sobre como equilibrar tus actividades diarias. En este caso, debes de tener actividades que te aporten ocio para poder mantener tu fuerza de voluntad. Si tu comportamiento referente a esta pregunta no cumple la expectativa, quizás sea momento de cambiarlo.

¿Qué te oyes decir con regularidad? ¿Percibes algún patrón que se repite?

Puede que siempre estés hablando de una temática en concreto como la cocina. Quizás esta sea una vía de enriquecimiento hacia tu talento y puedas tener algún hobbie diario. Por otro lado, cualquier patrón que detectes, tanto si es algo de lo que hablas o lo que haces, puede conformar un comportamiento a seguir o a eliminar si es negativo.

¿Qué palabras o actos te llaman la atención de los demás?

Igualmente, a partir de lo que te llame la atención en los demás puedes adquirir comportamientos relacionados. Si ves a alguien hacer una actividad que te gusta, es muy probable que quieras imitarla. También, los comportamientos negativos pueden llamar la atención. Evidentemente, en este caso nos valdrás para eliminarlos y dejarlos a un lado.

¿Cuál es tu nivel de conciencia respecto a la voz, sonrisa y postura corporal de los demás?

Algunos de los comportamientos más útiles a la hora de relacionarse es la lectura del cuerpo. Así, cuando tienes dicha habilidad puedes entender que está sintiendo la otra persona y empatizar. Esta es una fantástica forma de mejorar tu comportamiento. Si en este partado ves que tus cimientos se tambalean la PNL puede ayudarte.

¿Cómo y cuándo te cambia el ritmo de tu respiración?

Esta pregunta también vale para detectar buenas y malas conductas. Si ves que tu ritmo de respiración se acelera y te sientes mal es porque ese comportamiento es negativo, elimínalo. Por el contrario, si la respiración se agita y sientes excitación estaremos ante una conducta positiva. También, si la respiración es pausada puede indicarte que lo que estás haciendo o diciendo te relaja, sigue practicándolo. Al nivel de esta pregunta, sería buena idea practicar la meditación y el Mindfulness en nuestro canal de Youtube.

¿Cual es tu lenguaje corporal en determinadas circunstancias?

Otro comportamiento es la forma en que colocamos nuestro cuerpo. La postura de nuestro cuerpo, como muestra este artículo, puede cambiar nuestra forma de ser. Es decir, si imitamos la postura de alguna persona segura, esta seguridad nos será transmitida. Si detectas que no sabes cómo colocar tu cuerpo en una determinada situación, lo mejor es imitar a alguien que parezca seguro. Puedes hacerlo con alguna película o con alguna persona cercana que sea segura.

Ahora somos conscientes de nuestro nivel de comportamiento

Estas son solo algunas de las preguntas que te puedes realizar. Puedes elaborar nuevas preguntas siempre que sean referentes a lo que haces o lo que dices. Después de responderlas, seguramente tengas algunos puntos que corregir. Recuerda la premisa de hacer cambios de forma fragmentada, poco a poco, nivel a nivel.

A modo resumen, en este nivel lógico debemos de maximizar las conductas positivas convirtiéndolas en un hábito y cambiar los comportamientos no deseados. Ahora Es el momento. Una vez que detectes los comportamientos nocivos, elimínalos. Después, crea un hábito con los comportamientos positivos que tengas o quieras tener. También, para estas dos últimas frases, te puede ayudar este artículo sobre cómo crear hábitos de éxito.

¡Únete a la Red Social Natural para poder disfrutar de nuestros consejos lo antes posible y sucríbete más abajo!

¡Comparte!