Mente

¡Tu espacio de Meditación!

El objetivo de la meditación es el bienestar psicológico del ser humano, la mente, y encontrar nuestro SER. Así, la meditación y el Mindfulness están enfocados al auto-conocimiento del ser humano. En este apartado y con tal fin, encontrarás meditaciones, relajaciones guiadas y todas las técnicas del Mindfulness necesarias. Hablaremos de los beneficios, requisitos antes de meditar, las herramientas mindfulness y de la respiración.

¡Relájate con mis meditaciones!

Beneficios de la meditación

Los beneficios de meditar son innumerables. Entre las ventajas más importantes que podemos obtener de las relajaciones están:

  • Paz interior
  • Empatía
  • Mejora del sistema inmunológico
  • Salud física
  • Aprender a respirar
  • Control emocional
  • Reencuentro con el ser
  • Claridad mental
  • Auto-conocimiento interno
  • Bienestar psicológico
  • Encuentro con el sentido de tu vida

Requisitos previos a la meditación

En primer lugar debemos de tener en cuenta una serie de factores antes de meditar.

  • Ve al baño si fuera necesario
  • Ten una manta a tu lado por si la necesitas
  • En el caso de hacerla sentado utilizada un cojín o bloque
  • Si la haces tumbada/o utiliza una esterilla para mantener temperatura
  • Ten en cuenta aromas

Pasos para meditar con éxito

A la hora de meditar muchas gente se pregunta cómo meditar correctamente. Lo cierto es que la experiencia en meditación te proporciona una serie de herramientas naturales para llevar a cabo. Cuando te dispongas a realizar tus relajaciones guiadas puedes seguir los siguientes pasos.

Moverse mientras meditas

Puede que necesites moverte cuando estés practicando la atención al presente. Si se da esta circunstancia hazlo prestando total atención a ello. Tendemos a pensar que si nos movemos saldremos de ese estado de relajación, y esto es cierto si no lo hacemos relajadas/os. Por consiguiente, hazlo con confianza, de manera lenta y prestando atención a esa parte del cuerpo. Esto producirá una sinergia en tu meditación.

Desvía tu atención con esta técnica

Esta es una fantástica forma de desviar la atención sobre nuestros pensamientos para facilitar el proceso meditativo. Cuando ponemos en contacto una parte de nuestro cuerpo con otra, nuestra atención se focaliza en ello. Así, una forma de empezar a meditar es darnos una caricia sobre nuestro rostro para luego dejar las manos descansar sobre las rodillas. Dejas las palmas hacia arriba o hacia abajo, intentando alternar en cada sesión de Mindfulness.

Cuida tu cuello

Porque es lo más importante para estar relajaos/as mientras estamos en el presente. Para ello mira hacia un punto justo en frente de ti y lleva tu mentón hacia tu cuello manteniendo la mirada recta. Una vez que lo hagas, seguro hayas tendido a forzarlo. Relájalo un poco y tu cuello estará en la postura correcta para meditar.

Espalda recta pero sin exceso

Cuando practicamos la atención plena o Mindfulness y escuchamos espalda recta tendemos a arquearla demasiado. Sin embargo esto es más dañino que beneficioso ya que nuestra espalda sufre y podemos horizontalizar el sacro. Así, haz que la postura de tu espalda al meditar no sea excesiva ni forzada.

nos concentramos en la musica y nuestra respiracion

Ten una música acorde a tus gustos cuando medites por tu cuenta. De todos modos, centra tu foco de atención en la melodía para poder anclarte a este momento presente. Así, mediante el sentido del oído lograrás una mejor experiencia Mindfulness.

Realizamos respiraciones profundas

Una forma de comenzar a meditar es anclándonos al presente mediante nuestro sentido cinestésico. Inspira profundamente por la nariz y exhala por la boca mientras sientes que ese oxígeno acaricia tus vías respiratorias. Realiza 5 veces este ejercicio con aproximadamente la misma duración para inspiración y exhalación. También, conseguirás relajar y oxigenar el cuerpo mediante respiraciones profundas

Relaja las caderas

A veces no somos conscientes de que tenemos alguna parte de nuestro cuerpo tensa. Cierra tus ojos y focaliza tu atención en las caderas y glúteos. En muchas ocasiones se nos queda alguna parte enganchada y se mantiene una contractura sin darnos cuenta ¡Acepta esa tensión, relaja esa parte y deja que se seulte!

Ahora utilizamos la técnica de repasar el cuerpo

Esta técnica meditativa no es solo para cuando hagamos relajaciones guiadas. Simplemente, en cualquier momento de día, aún trabajando, puedes utilizarla. Consiste en cerrar los ojos, realizar algunas respiraciones profundas y observar tu cuerpo mentalmente. De esta forma te anclas al ahora. Así, visualiza esos pensamientos que te incordian y siente como se desvanecen. No son reales. Son solo pensamientos que pierden la negatividad en ese momento.

El sistema VAC para anclarte al presente

Cuando notamos que estamos dispersos y nos hemos perdido en el futuro o el pasado utiliza eta estrategia. La estrategia VAC para venir al presente. Los pasos son los siguientes:

  • Detecta un estado negativo
  • Detecta la necesidad de disfrutar del ahora
  • Vuelve al ahora tocando alguna parte de tu cuerpo y sintiendo su temperatura.
  • Después, realiza una respiración profunda
  • Por último, visualízate en este justo momento y lugar.
  • También puedes focalizarte en algún olor agradable presente.

¡Felicidades! Has conseguido estar en el presente con tan solo unos segundo de tu tiempo utilizando esta estrategia para estar en el presente.

Relaja los parpados es muy importante y el gesto de la cara

Cuando te dispongas a realizar alguna meditación guiada ten en cuenta el gesto de tu cara. En muchas ocasiones comenzamos a practicar Mindfulness con la cara tensa, los párpados apretados y la mandíbula comprimiendo. Es momento de prestarles atención a esas partes del cuerpo.

Relájalas y después piensa en el por qué de su tensión como forma de aprendizaje. Una forma de relajar tu rostro a la hora de meditar es contraerlo primero. Después suelta rápido para que tu musculatura facial se relaje.

El estado de tu abdomen

Todo el mundo respira, pero casi nadie respira adecuadamente y por eso es necesario aprender a respirar. Por ello, cuando respires por el abdomen se consciente de si la amplitud de su movimiento es alta o baja. Cuando nuestro abdomen no se expande lo necesario es porque hay tensión. Hay miedo. Por el contrario, cuando este se dilata sin problemas es porque hay relajación. Confías en ti.

Trata de respirar de forma abdominal aumentando la amplitud de la dilatación del abdomen. Así conseguirás una liberación a nivel miofascial y a un nivel más profundo y emocional.

Lenguaje correcto

En Mindfulness es muy típico observar el pensamiento SIN JUZGAR. Lo raro es que cuando te dicen NO PIENSES EN UN ELEFANTE ROSA coges y lo haces. Es decir, en muchas ocasiones el cerebro obvia la negación ‘NO’ y caemos en la trampa. Es mejor utilizar expresiones internas como ”OBSERVA EL PENSAMIENTO LIBRE DE JUICIO” ¡Dales un toque positivo!

Gratitud frente a Resistencias

A la hora de entrar en contacto con nuestro yo interno mediante las relajaciones es muy importante la gratitud. De esta manera podemos evadir resistencias subconscientes. Estas pretenden protegernos en muchas ocasiones pero en realidad nos provocan un mal mayor.

Por ejemplo, si queremos relajarnos puede que nuestro subconsciente no nos deje porque considera que estar alerta nos puede proteger. Sin embargo, sabemos que aunque su objetivo es positivo, la forma de defendernos no es la correcta. Mediante la gratitud desviamos su atención mediante un sentimiento de paz y amor. Así podemos relajarnos y ser conscientes de que no hay problemas.

¡Comparte!

También puede gustarte...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *