Uncategorized

Liberadores de hábitos – lista de los mejores

Un liberador de hábitos se define como cualquier acción, tanto mental como física, que pretende la ruptura de un piloto automático o conducta subconsciente. En muchas ocasiones tenemos una serie de hábitos negativos que realizamos casi sin darnos cuenta. Por ejemplo, pensamientos negativos, reacciones violentas, hábitos poco saludables.

Una forma eficaz de salir de esos círculos de automatismos es llevando a cabo acciones que los rompan. Así, estaremos practicando la técnica liberadores de hábitos, es decir, acciones novedosas que nos sacan de nuestra zona de confort. Ahora, expondremos unos liberadores de hábitos que puedes practicar en tu día a día.

Liberadores de hábitos para llevar a cabo

Aquí enumero una lista de liberadores de hábitos que podéis clicar para ver cómo realizarlos detalladamente:

Beneficios de los liberadores de hábitos

Cuando llevamos a cabo un liberador de hábitos nos hacemos conscientes de que podemos hacer cosas diferentes, saltándonos la rutina. Solo así podemos ser capaces de detectar la cantidad de acciones negativas que antes hacíamos en piloto automático.

También, podremos descubrir de nuevas facetas. Si siempre hacemos lo mismo, no sabremos si eso es lo correcto. Me explico… Recuerda aquella vez que hiciste algo nuevo. No tenías muchas ganas y era algo novedoso que creías no ser de tu gusto. Sin embargo, al hacerlo supiste que una parte de ti se identificaba y disfrutaba con esa actividad. El hecho de hacerlo provoca que te liberes de tus antiguos hábitos.

Solo así tendrás la perspectiva correcta de saber lo que hacías, lo que haces, y cuales de estas acciones te conviene o te enriquece más. Salir del piloto automático y de la visión nula de nuestra vida es la misión de los liberadores de hábitos.

Por qué nos cuesta tanto liberarnos de los viejos hábitos

La personalidad de una persona es el reflejo o el conjunto de acciones, tanto de pensamiento como físicas. Esta se va construyendo a lo largo de nuestra vida. Por ello, cuando cuando tomamos el hábito de hacer deporte durante años decimos que somos sanos. Sin embargo, cuando tomamos el hábito de fumar decimos que no somos sanos.

En base a unos hábitos se construye una personalidad que nos pone en un lado u otro de la balanza. Entonces, nuestro entorno nos sitúa en un lado y de una u otra forma nos vemos influenciados a ser de esa manera. Si no eres la persona graciosa del grupo, da igual que hagas una gracias… No se reirán. Simplemente porque te situaron como serio. Esto hace que creas tener una personalidad seria e introvertida, cuando en realidad puedes ser diferente en otros círculos. Esto es otro ejemplo más del por qué de la dificultad de cambiar tu manera de ser y actuar.

También, Cuando queremos cambiar un hábito nos decimos a nosotros mismos que no podemos por que somos así o ‘asao’. Entonces, esto ya no tiene que ver con tu entorno más cercano. Lo que ocurre, es que la creencia de que no podemos cambiar nuestra personalidad y el aferrarnos a ella es lo que dificulta el cambio de hábitos y de las personas.

¡Comparte!

También puede gustarte...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *