Cambiar tu vida por completo

La fábula que cambiará tu forma de entender los hechos

Hay ocasiones en las que sabemos que hemos tomado una decisión que en ese momento no nos pareció correcta. Después, seguimos atormentándonos con las posibles consecuencias y la oportunidad perdida. De esta manera, comenzamos a perder los nervios lamentándonos una y otra vez por dicha elección. Sin embargo, este momento descrito, el cual yo viví una vez con gran intensidad, fue uno de los mejores momentos.

Una pequeña ”mala decisión” ejerció de palanca para cambiar mi vida. Este estrés, podemos utilizarlo en nuestro favor para poder realizar un gran cambio. Si quieres cambiar tu forma de entender los hechos en la vida y poder transformar tus hábitos negativos en positivos sigue leyendo. Para haceros entender cómo beneficiarse de una situación adversa y conseguir que sea tu Coach, os contaré un ejemplo en este artículo.

La fábula del pastor

Antes de empezar contando mi caso, me gustaría hacerles entender que no existen malas o buenas noticias, solo noticias. Imagina un pastor que se levanta y observa cómo una manada de lobos a matado su rebaño. Al día siguiente un vecino le comenta la gravedad de la situación y se lamenta por la MALA NOTICIA. El pastor lo mira con ojos inquietos. Entonces, días más tarde, el pastor consigue un trabajo con mejor remuneración y más tiempo. En este caso, otro vecino se acerca a darle la enhorabuena por la BUENA noticia.

El caso es que cuando consigue ese trabajo es trasladado a mucha distancia. Pierde su conexión con la naturaleza y la familia, estando atrapado por un trabajo que no le gusta pero paga muy bien su facturas. Así, en una conversación, otro vecino se lamenta porque esté triste y lejos de su familia, es decir, otra mala noticia. Finalmente, tras el agobio por parte del pastor y su lejanía hacia sus raíces hace que este tenga una gran idea. De joven no solo quería ser pastor, quería tener su propia empresa de fabricación de queso. De esta manera, quería convivir con la vida natural y el mundo empresarial.

Por último, gracias a que un lobo se comió su rebaño, una mala noticia, este llegó a la conclusión de lo que realmente quería. Antes, dedicándose a sus ovejas, no ganaba el suficiente dinero para montar la fábrica de queso. Sin embargo, después de esas mañas noticias consiguió un trabajo cuya remuneración le permitió cambiar su vida. Así, volvió a sus raíces y formó su fábrica y un nuevo rebaño… FIN.

¿Ahora has entendido que solo existen las noticias y no las malas y buenas?

Situaciones estresantes impulsan el cambio

En primer lugar, después de lo anterior, ten en cuenta que no existen las malas noticias. Cualquier hecho puede traerte un cambio atractivo a tu vida y simplemente depende de cómo trates esas nuevas situaciones. Trata esas noticias como situaciones de estrés que impulsarán tu cambio. Cuando crees que has tomado el camino equivocado siempre puedes convertirlo en el correcto.

Imagina que llevas una mala temporada en cuanto a tu vida se refiere. Entonces, un día que parecía prometedor ya no lo es porque pierdes el autobús para ir a la playa con tu gente. Así, la confusión por la cantidad de pensamientos perturbadores se hace latente.

Sin embargo, como por arte de magia, decido utilizar la rabia contra ese mal día. Y es que ” por casualidad ” en ese momento tenía un mal hábito del que librarme. De repente, se me ocurrió compensar ese mal día liberándose de ese hábito. Así, conforme pasaban los minutos tenía mayor seguridad para frente a ese hábito nocivo. Sentía algo diferente, era como si ese día negativo me estuviese dando energía para ser compensado.

Al cabo de un tiempo, y no sin esfuerzo, ese mal hábito había desaparecido. La energía de ese ” mal día ” había transformado mi pensamiento… no podía dejar que otra cosa negativa inundara mi vida. Desde entonces, cada vez que pienso haber tomado una mal camino, hago que esa decisión me de fuerzas para conseguir transformarlo en un impulso hacia algo mejor.

Si quieres seguir siendo cómplice de estos trucos para mejorar tu vida suscríbete a la Red Social Natural y acompáñame!

¡Comparte!