aguas curativas

La Balneoterapia. Propiedades curativas del agua

Bienvenidos a FutuGreen, la red profesional de las terapias naturales en la que podrás escribir artículos de alto impacto y comentar de una manera menos formal en el apartado ”actividad”. En el día de hoy vamos a hablar de la Balneoterapia, una terapia natural basada en el agua como elemento principal de curación para mitigar enfermedades reumáticas y respiratorias entre otras, siendo un pilar fundamental de la belleza natural

Los efectos de la Balneoterapia

Cualquier persona experta en esta materia podría decir que los efectos de esta terapia son varias. Podríamos empezar diciendo que el uso del agua termal puede incrementar la temperatura del cuerpo, disolviendo así las toxinas y mejorando el sistema inmunológico. También se puede ver como el sistema endocrino se puede ver beneficiado. Así, la piel se puede ver afectada positivamente debido al contenido alto en azufre que alivia enfermedades como psoriasis, dermatitis u hongos.


UN CONSEJO

En los días de frío, cuando los cambios de temperatura son bruscos al entrar y salir, debemos de tomar una ducha caliente para evitar los resfriados, ya que nos calentará el cuerpo y evitaremos la fiebre como mecanismo alternativo.


Una de las claves de estos efectos anteriormente expuestos es la denominada sulfobacteria que ayuda ante la invasión de entes externos y evita el envejecimiento prematuro de la piel. Por otro lado podemos encontrar que este tipo de aguas están cargadas con iones negativos los cuales inciden de una forma positiva relajando el tejido.

Otra forma de probarlas

Según la balneoterapia debemos de ingerir aguas mineromedicinales, las cuales producen una rehidratación eficiente que nos permite mineralizarnos de una forma óptima. En edades avanzadas esto cobra vital importancia debido a la lentitud del metabolismo y al déficit hídrico que se produce.

Con respecto a las personas mayores podemos ver como las aguas templadas pueden producir una vasodilatación beneficiosa para la circulación a nivel periférico.


UN CONSEJO

Debemos de tener en cuenta que la vida en las ciudades puede causar estrés. De esta forma se aconseja visitar de forma frecuente los balnearios para beneficiarnos de su ionización negativa que relaja y nutre a nuestro cuerpo.


¿Qué podemos tatar con la Balneoterapia?

Son varias las enfermedades que se pueden tratar con este tipo de terapia natural, así los problemas de circulación, traumatismos, reumas, gastrointestinales, estrés, dermatitis y molestias genitales. Así, los baños calientes tienen un efecto analgésico que alivia los dolores de índole muscular y articular al mejorar la circulación y relajar las musculatura.

De todo esto se deriva que también se pueda tratar los problemas de insomnio debido a la relajación que padece el cuerpo. Además, hay varios estudios que apoyan la balneoterapia como ayuda contra la fibromialgia, siendo muy recomendable la visita frecuente para este caso.

PARA TERMINAR

¿Eres terapeuta y quieres registrarte para escribir artículos como este para darte a conocer?¿o simplemente quieres escribir en la pestaña ”actividad” para dar a conocer tus cursos y terapias?. Si no eres terapeuta y quieres seguir recibiendo estos artículos con consejos dale a ¡Suscríbete! más abajo. ¡Comparte también en tus redes para ayudarnos con los botones de abajo!

¡Comparte!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *