Terapias con imanes

El poder del Bio-magnetismo: auto-sanación con imanes

Hoy os quiero dar a conocer una de las terapias naturales que más han influido en mi vida y mi salud. Hace bastante tiempo padecía de una serie de dolores crónicos a nivel de las cervicales y estos no remitían. Llegué a probar infinidad de terapias y algunos medicamentos pero estos no causaban ningún tipo de efecto. Así, como por arte de magia caí en la idea de haber realizado un curso de Bio-magnetismo o Pares Bio-magnéticos. Esta terapia energética provocó en mi una mejoría significativa, remitiendo así las dolencias.

¿Cómo funciona la magnetoterapia?

La terapia con imanes es principalmente recomendada para casos de dolencias en general y estados de recuperación. Como todo imán este consta de un polo negativo o ‘’relajante’’ y un polo positivo o ‘’energizante’’. Los imanes aplicados en determiandas zonas corporales mejoran la circulación y la oxigenación, equilibrando el PH corporal. Por tanto, podríamos decir que:

  • El polo negativo es la parte YIN y por lo tanto enfría, calma y relaja. En este caso los electrones giran hacia la izquierda y provocan la oxigenación de los tejidos y las células. Su principal efecto es alcalinizador.
  • El polo positivo es el YAN por lo que da energía y calienta. Así, su función es acelerar los procesos biológicos, la regeneración y la acidificación.

Por otro lado, cada imán tiene una determinada potencia medida en GAUS. Para una acción terapéutica notable se recomienda una cifra de 1000 GAUS hasta el límite de 5000.

¿Dónde colocar el par?

Se puede colocar de forma específica o general. La principal diferencia es que en la primera forma tendríamos que depender de un terapeuta que maneje la kinesiología o el arte de hablar con nuestro cuerpo. En el segundo caso lo podríamos hacer por nuestra propia mano. Además, hay que tener en cuenta que la terapia de imanes está totalmente prohibida en los siguientes casos:

  • Embarazos
  • Tenencia de marcapasos, aparatos eléctricos o zonas de prótesis
  • En casos de estar recibiendo quimioterapia

Como hemos visto la única forma de aplicarlo por cuenta propia es utilizando el método general. Esta forma de aplicar la terapia con imanes es explicada en el próximo párrafo.

Aplicación del método general

Existen diferentes formas de colocar los imanes en nuestro cuerpo y cada una de ellas constituye un método de esta terapia complementaria. Entonces, cuando queramos paliar alguna dolencia o problema en el tren superior de nuestro cuerpo utilizaremos el método biomagnético 1. Si la enfermedad se encuentra de cintura para abajo el método biomagnético 2 será el recomendado.

En el primer caso pon en contacto el polo positivo y negativo con la palma derecha e izquierda respectivamente. El segundo método es igual pero en la parte inferior de cuerpo. Así, coloca el imán negativo en la planta izquierda del pie siempre en la zona de las almohadillas justo antes de los dedos. De forma contraria, en el pie derecho coloca el lado positivo del par bio-magnético.

Cuando la dolencia o el problema se da en la zona lateral del cuerpo tenemos que difrenciar e que lado se trata. En el lado derecho debemos de colocar el polo negativo sobre las almohadillas del pie derecho y el imán positivo en la palma de la mano derecha. Si el dolor está en el lado contrario colocamos el imán negativo en el pie izquierdo y el positivo en la palma izquierda.

La última forma de aplicar los pares bio magnéticos es de forma diagonal. Se procede de la siguiente manera: Coloca el imán negativo en tu pie izquierdo y un imán positivo en la palma de tu mano derecha.

Gracias por estar en la Red Social Natural ¡Suscríbete y disfruta de consejos naturales, meditaciones y mucho más!

¡Comparte!