Mente

Cómo crear tus acciones empoderadoras: ganar la partida

Puede que estés pasando por un mal momento o puede que quizás sea uno de esos instantes en los que la desgana se apodera de ti. E incluso puede que sea uno de esos momentos pletóricos en los que te invade la felicidad. Sea como fuere, las acciones empoderadoras son útiles en todos los caso.

Debemos de utilizar alguna técnicas que nos permitan ganar a ese instante y hacernos más fuertes. Cuando dejamos que un mal momento nos marque el rumbo, este último se desviará hacia un mal camino. Y cuando no intensificamos un buen momento estamos dejando pasar una gran oportunidad. Así, debemos de utilizar acciones potenciadoras que hagan volver al norte nuestra brújula o mantenerla fuerte en el.

Por otro lado, los sentimientos de tristeza o desgana no están para evadirlos. Simplemente quiero decir que no podemos quedarnos ahogados en ellos durante mucho tiempo. Observarlos y dejarlos ir como muestra el método Mindfulness. Después, da paso a las acciones empoderadoras que veremos después.

¿Qué es una acción potenciadora?

Digamos que es aquel acto que hace romper con el hábito negativo o pensamiento deformado de la realidad. Es aquella acción que dice basta, yo soy más fuerte que tu. Es aquella forma de combatir la mala actitud con un buen acto.

Por ello en este artículo hablaremos de varias formas de estar bien cuando parece que el entorno te quiere atrapar. Hablaremos de cada una de ellas e iremos actualizando con nuevas acciones potenciadoras ¡Pasemos a hablar de algunas formas para superar un mal estado o aumentar los positivos!

¡Primero orden!

Cuando pasamos una semana ajetreada puede que nuestra habitación esté desordenada. También puede que tu coche esté sucio o que hayas dejado de lado la programación de tus actividades. Es momento de actuar con tu acción empoderante.

No está mal pasar algunos días fluyendo con tu estado ”depresivo” para estudiarlo y entender su origen. Sin embargo, es conveniente que salgas de el cuanto antes ya que no es buena idea darle vueltas a la tortilla. Ordena tu cuarto, límpialo y deshazte de aquellos objetos que no utilices. Un entorno limpio hace que nuestra mente tenga claridad. Es como un proceso de analogía en el que la mente quiere emular aquello que le rodea porque le gusta.

¡Cuidarse e higiene!

No podemos descuidar nuestro cuerpo puesto que es el vehículo que nos lleva en la vida. Dedícale unos minutos al día para cuidarlo o tratar ese dolor con el que tanto tiempo has estado ¡Por ejemplo haz un poco de ejercicio y después mantén la máquina a punto!

Pregunta a ese amigo o profesional que siempre come sano y le funciona. Sal a caminar por la naturaleza o por un sitio cercano en el que nunca hayas estado. Date un baño con aceites esenciales en la bañera. Y por qué no… visita ese SPA cerca de tu casa al que nunca has ido.

¡Deshazte de pasado!

Esta acción empoderante hace que tus patrones mentales se hagan a la siguiente forma de pensar: no tengas miedo al cambio. Cuando somos capaces de dejar algo antiguo por algo nuevo y mejor, entonces somos libres. Solo debemos de dar ese pequeño paso y un ejercicio que nos puede ayudar a adoptar esa actitud es el siguiente.

Vete directo a tu habitación y escoge aquellas prendas que no hayas utilizado en un año o que te causen malestar emocional al verlas. Ahora, cógelas y mételas en bolsas para donarlas en los contenedores de ropa. Así, tu mente se acostumbrará a dar ese paso en el que te deshaces de lo malo para dejar huevo a lo malo.

¡Que la música te acompañe!

La fuerza de la música es algo que todos sabemos pero que casi nunca usamos cuando debemos. Es una buena acción empoderadora para usar en momentos en los que necesitamos cambiar nuestra emoción. Escoge esa canción que siempre te hace sentir bien y cambia tu estado energético.

O también utilízala para mejorar y promover cuando estés de buen ánimo. Recuerda que la medicina preventiva es tan útil como la curativa. Y claro… si puedes bailar un poco al compás mucho mejor.

Ahora, sigue estas indicaciones no solo cuando no estés en tu mejor momento. También cuando estés en tu mejor momento para mantenerlo. Recuerdo que lo más difícil no es llegar, sino mantenerse ¡Seguiremos actualizando y ampliando la lista de acciones empoderadoras!¡Suscríbete más abajo!

¡Comparte!

También puede gustarte...