El pranayama te permite realizar una asana en total armonía

Beneficios del Pranayama y Clase de Yoga: unirse a la Asana

En la clase de Yoga de hoy, queremos hacer hincapié a nivel teórico en la respiración. Controlar la respiración y saber cuales son sus beneficios nos ayudará a tener una vida equilibrada. Así, mediante una adecuada respiración o PRANAYAMA podemos lograr manejar las situaciones de estrés en su sitio. Todo ello, nos lleva a una nueva percepción de control sobre nuestro ser permitiéndonos afrontar la vida con nuevos ojos ¡Practica la siguiente clase de Yoga y lee el artículo para absorber la teoría del PRANAYAMA Yogui!

La respiración en Yoga: PRANAYAMA

Este punto es de vital importancia ya que cada postura deberá ir acompasada de su correspondiente respiración. Esto nos permitirá eliminar bloqueos y hacer que la práctica de concentrarnos en el ahora sea efectiva. Con este fin, vamos a explicar los diferentes tipos de respiraciones Yogui.

UJJAYI PRANAYAMA

Esta respiración se realiza con la nariz y estrechando la garganta, justo en el lugar donde tosemos. De esta manera, el primer beneficio que conseguimos que la fricción sea mayor y por tanto haya un aumento de la temperatura. Así, será ideal para los días en los que la práctica se de en un ambiente frío.

En ocasiones, respiramos sin una claro ritmo. Esto nos puede hacer perder el equilibrio. Por tanto, cuando realizamos estas inhalaciones y exhalaciones, logramos tener un ritmo pausado y equilibrador de nuestra respiración.

Derivado de lo anterior, este tipo de respiración es adecuada en aquellos momentos en los que sentimos estrés. Esto se debe a que una respiración rítmica permite la concentración máxima en el momento. Entonces, a través de la consciencia plena producida podemos ahondar en nuestro interior.

Ahondando en la técnica UJJAYI PRANAYAMA

Tanto de pie como sentad@s lleva la atención a la epiglotis (la zona donde tosemos). Ahora, es el momento de respirar con la boca abierta de igual forma que si quisiéramos empañar un espejo. Así, una vez calibrada la sensación de respirar con la epiglotis repetimos pero con la boca cerrada y mediante la nariz. Así, se trata de mantener el mismo sonido al inhalar y al exhalar, dentro de lo posible.

Cuando lo hemos conseguido, para ahondar más en las sensaciones de nuestro más profundo ser, juega con la contracción de la garganta. Aumentando o disminuyendo el grado de contracción seras capaz de encontrar la respiración más acorde. Poco a poco, sentirás como necesitas menor esfuerzo para llevar a cabo una respiración más profunda.

PRANAYAMA y ASANAS

Para una perfecta conjunción entre la respiración y las posturas de YOGA hay que seguir unos determinados pasos. El primer paso es conseguir un flujo de respiración estable y fuerte, pero a la vez sutil y sin brusquedad.

El segundo paso es adaptar la fuerza de la respiración a los requerimientos de las posturas. Realiza inhalaciones y exhalaciones más decididas cuando la postura sea más exigente e igual de forma análoga.

Por último, no fuerces la UJJAYI y respeta su naturaleza. En principio, te llevará su tiempo dominarla, pero no desesperes cuando no sea como creas que a de ser. Respeta sus tiempos y no la juzgues, sino que tómalo como un indicador de la intensidad del ejercicio.

¡Suscríbete a la Red Social Natural más abajo y sigue un Plan Holístico de Bienestar Natural!

¡Comparte!