futugreen

Clase de Yoga: cómo activar la consciencia inicial.

Hoy comenzaremos dando paso a una clase de Yoga Online para que podáis disfrutar de los beneficios del plan semanal de bienestar de FutuGreen. Además, justo después de la clase de Yoga podéis leer el artículo que mostramos a continuación para conocer más afondo esta disciplina.

Clase de Yoga de
MalovaElena

Cuando empezamos a practicar Yoga, uno de los puntos más importantes es la toma de conciencia inicial. Para ello, como hemos visto en nuestra meditación Mindfulness semanal, debemos tomar consciencia de nuestra respiración y cuerpo. Esto nos permite la aceptación, y por tanto la relajación, tendiendo así hacia las ondas cerebrales Alfa. De esta manera, conseguiremos que de forma natural nuestro cuerpo empiece a equilibrarse y sanarse mediante ejercicios de Meditación o Pranayama.

Cómo empezar una clase de YOGA

Una de las principales formas de empezar una práctica de Yoga es con una meditación guiada por parte del profesor. Esta debe de ser escuchada en el sentido pleno de la palabra. Por lo tanto, cuando hablamos de escuchar hablamos de sentir y percibir la energía de dichas palabras sin analizar o juzgar. Así, cunado se da todo la anterior, se produce la desaparición del Ego y la Personalidad para dejar paso a una energía que va más allá de las palabras escuchadas.

También, podemos optar por empezar la clase de Yoga realizando ejercicios basados en la respiración, haciendo así referencia al PRANAYAMA. Con ellos podemos lograr movilizar nuestra energía y limpiar nuestra respiración. También, se produce el mismo efecto que en la meditación, es decir, tener consciencia de nuestra presencia en el ahora.

¿Por qué pararse antes de empezar las Asanas?

Cuando realizamos una meditación o ejercicios de PRANAYAMA lo que hacemos es parar para darnos cuenta de la inercia que traemos. Así, puedes darte cuenta de tu estrés o de que has estado corriendo de un lado para otro sin saber muy bien que querías. Cuando hacemos esto podemos llegar a un entendimiento mayor de nuestra persona.

Si no parásemos al inicio de cada clase, la gente realizaría las posturas de Yoga o Asanas de la misma forma que han estado realizando todo durante el día, sin atención plena y con prisa. Por ello, cuando meditamos y realizamos Pranayama nuestro cuerpo vuelve a re-equilibrarse para proveernos de un mayor bienestar y entendimiento.

Como consecuencia de empezar una clase correctamente, podemos llegar a dos conclusiones: nuestro día ha sido fantástico y lo sabemos o nuestro día ha sido estresante y sabemos que ese estrés es una guía para llevarnos hacia un nivel superior. Así, podemos ver que son 2 mecanismos para sacarnos del piloto automático, actuando entonces como un liberador de hábitos.

Por último…

Las Asanas pueden darte energía, siempre y cuando sientas bienestar emocional través de ella, es decir, sientas plenitud en la postura que haces. Esto viene dado en gran parte por un buen comienzo de la clase como hemos visto antes.

Sin embargo, también puede quitarte energía cuando tu estado emocional es negativo, derivado de pensar en que se está haciendo mal. Es decir, en este caso no estás teniendo en cuenta que tu eres tu y tu postura es diferente a la del resto. Por tanto, al empezar a juzgarte y compararte sales de estado de YOGA…

Por lo tanto, las Asanas son actitudes, no posiciones

¡Regístrate en la red Social de las terapias naturales, alternativas y complementarias!¡Forma parte de la Red social de los productos biológicos, ecológicos y orgánicos!

¡Comparte!