red social de terapis alternativas

Consigue tus sueños: Coaching y PNL

Bienvenido a FutuGreen, la Red Social de las Terapias Naturales, Alternativas y Complementarias. Hoy hablaremos sobre un método de Couching que nos permitirá realizar los sueños de nuestra vida. Los efectos colaterales serán que podremos salir de los problemas en los que quedamos atrapados en el día a día y dejaremos de echar la culpa a otras personas sobre nuestros fracasos.

Dependiendo de nuestras creencias, valores, identidad y recuerdos visualizaremos de una u otra forma los acontecimientos. Estas características propias actúan como filtro y son las que conforman tu forma de ver el mundo, y de entender la realidad. Cuando este filtro no está en buenas condiciones, podemos quedar atascados en problemas diarios y caer en echar las culpas a los demás. Entonces es momento de cambiarnos a nosotros mismos y no a los demás y… ¡¿cómo?!…¡Siguiendo el siguiente método de Coaching para encaminar tus sueños!.

Método Coaching

En mi experiencia, la mayoría de las personas desmotivadas son aquellas que se encuentran sin una meta. No son capaces de establecer un futuro ideal para así poder establecer los caminos. Por ello lo primero que debemos de tener en cuenta es el establecimiento de nuestro estilo de vida ideal.

¿Qué queremos?¿Cuál es nuestra meta?

De vez en cuando nos sentimos en un estado de confusión, derivado de no saber lo que se quiere. Entonces, necesitamos echar mano de técnicas especializadas. Aunque ya hablé en un artículo anterior sobre cómo reencontrarnos con lo que queremos, daremos dos técnicas más que nos ayudarán a establecer lo que deseamos. Con ellas conseguiremos establecer una meta para alcanzar en el futuro.

  • En primer lugar, coge el bolígrafo y el papel y piensa en el último día de tu vida mientras estás en plena relajación y sin ruidos, a ser posible en soledad. Ayúdate de un incienso o de una luz acogedora. Agárrate a todo aquello que pueda ayudarte a sentirte mejor. Cuando lo logres empieza escribir… ¿cuáles habrían sido las cosas por las que te hubiera gustado ser recordado?. ¿Qué te gustaría haber podido contarle a tus nietos?. ¿Dónde te gustaría morir?. ¿Junto a quién?. ¿Haciendo el qué?.
  • También, puedes imaginar que eres un escritor al que le han encargado escribir una espectacular bibliografía sobre un desconocido. Coge el bolígrafo y el papel y escribe todo lo que se te ocurra sobre ese personaje. No hay reglas en este método, simplemente has de escribir como sería para ti la vida de alguien con éxito. ¡Adelante!, porque después de ello puede que te des cuenta de que alguno de esos aspectos son los que quieres en realidad.

Cuando te sumerges verdaderamente en estas experiencias, tomándolas en serio, podrás sentir un escalofrío que te indica la respuesta a todas esas preguntas y a las que se te ocurran en el momento. Así, podrás poner color a tu futuro. Y una vez que tengas escrito ese futuro ideal tendrás tu meta por papel. Es momento de pasar al siguiente paso.

Características de la meta ideal

Una vez que tenemos en mente nuestro futuro ideal o meta debemos preguntarnos si la definición de la misma es la mejor. Para ello, debemos empezar por ver si cubre los siguientes requisitos.

En positivo, por mí y controlado.

El primero es que el objetivo esté creado en positivo. No vale para nada pensar en ‘’no quiero que mi vida sea así’’. Sin embargo, cuando nos encontramos en un trabajo que provoca insatisfacción en el banco, podríamos formular ‘’quiero trabajar en mi propio proyecto de hostelería’’. Por tanto, vemos que debemos de evitar la palabra no y especificar cuál es el cambio específico, hostelería.

Otro de los requisitos es que tu meta pueda responder satisfactoriamente estas dos preguntas:

  • ¿Lo hago por mí?
  • ¿Controlo el resultado?

En primer lugar, debemos de tener en cuenta que sea la meta que fuere debe de ser por ti. Cuando alguna meta es ideada en consonancia con las exigencias de otras personas perderá fuerza en cuestión de días. Debe de ser que mueva tu interior, desde lo más profundo.

En segundo lugar, tienes que aprender a tener el control sobre tu meta, que no dependa de terceras personas. Y esto hace referencia a tener el control de nuestra persona, para poder controlar el entorno. Sería imposible controlar este último de forma directa. A modo ejemplo, imagine que nos encontramos en un entorno el cual se caracteriza por el nerviosismo y el estrés. A simple vista puede parecer imposible controlar esa situación pero existe la opción tanto de trasladar la reunión a un sitio más tranquilo, como de utilizar un tono de voz claro, pausado y grave. En el caso de tu meta u objetivo, tienes que aprender a llevar a cabo esas pequeñas estrategias para poder controlar la situación.

Consistencia de la meta

En tercer lugar, el requisito consiste en analizar la consistencia de la meta. De esta forma mediante una serie de preguntas podremos ver si realmente ha sido bien definida y es consistente.

  • La primera pregunta versaría sobre cómo controlar el cumplimiento de los resultados. Si mirando tu meta ves que no puedes saber de ninguna forma que la estas consiguiendo, es probable que tu meta sea del estilo ‘’quiero ganar mucho dinero’’. Sin embargo, cuando la defines tal que deseas ganar 12.000€ en un año, podrás controlar mes a mes su cumplimiento. Si ganas menos de 1.000 será que no lo estás haciendo bien, pero por lo menos puedes comprobar resultados.
  • La segunda pregunta trata sobre qué vas a hacer cuando logres tu meta. Si una vez definida tu meta no sabes qué harás cuando lo hayas conseguido es probable que debas especificar aún más cuál es tu meta. Por ejemplo quiero ganar 12.000€ para invertirlo en mi libertad financiera. Ahora, tu meta queda mejor definida.

El contexto y las herramientas disponibles

En cuarto lugar debemos de contextualizar nuestra meta. Debemos de hacer caso al cómo, cuándo, dónde y con quién. El dónde hace referencia al lugar en el que quieres desarrollar tu meta. Si quieres ganar 10.000€ no será igual buscarlo en un lugar con alta tasa de desempleo que en un lugar con alta tasa de empleo. Es evidente que tendrás que hacerlo en una ciudad con alto poder adquisitivo. En referencia al cuándo, podríamos hablar del momento en el que vamos a empezar la acción. Hay que dejarlo definido. Sobre el con quién, debemos de tener en cuenta si tenemos un equipo o no. En el caso de no tenerlo habrá que definirlo. Por último el cómo podría ser muy variable dependiendo de la situación.

En quinto lugar,y como en todo proceso, debemos de considerar todo aquello que necesitamos y disponemos, tanto humano, material como a nivel de conocimiento. Por ello se idean una serie de cuestiones para poder detectarlas.

  • En primer lugar, siguiendo el ejemplo anterior de quiero ganar 10.000€ podemos preguntarnos qué recursos disponemos en este momento. Puede que tengas unos ahorros de 1.000€, conocimientos sobre Coaching o un libro.
  • En segundo lugar, viene la pregunta qué necesito. Lo cual se podría responder tal que: necesito una idea de negocio con ese libro y mis conocimientos de coaching para poder llevarla a cabo mediante una inversión de 1.000€ en publicidad.
  • Ahora, para poder sacar partido del pasado debemos de preguntarnos si hemos hecho algo parecido antes. Por ello, recuerda una hazaña similar en el pasado y aliméntate de esa sensación de poder y seguridad. ¡Puedes volver a hacerlo de nuevo!.
  • Por último imagina que ya tienes todos los recursos. Visualiza y siente todos los sonidos posibles de ese momento. Esto te permitirá cambiar tus patrones mentales haciéndote pensar que es posible. Te ayudará a lanzarte.

Metas ecológicas

El último requisito, después de establecer el contexto y las herramientas disponibles, es considerar nuestra propia ecología con las metas. Por ello, tenemos que considerar si van acorde con nuestros subprocesos más inconscientes y hacer modificaciones en el caso de no serlo. Un ejemplo perfecto sería aquella persona que quiere emprender pero tiene un gran miedo al fracaso. En este caso parece que la persona no tendría muchas posibilidades de hacerlo. Sin embargo, cuando detectamos el proceso subconsciente que te dice vas a fracasar podremos idear una estrategia para evadirlo. ¿Cómo se hace?. Tire de experiencia e imagina que quizás montar un negocio online le sería mucho más acertado. No tendrías que hacer grandes desembolsos en locales y solo necesitaría un ordenador y un buen curso. Con el tiempo, podrás montarlo de forma física con el respaldo del negocio online habiendo ganado la partida al proceso inconsciente del miedo. Hagamos que no salten las alarmas del miedo.

Por tanto, no conviene realizar algo que vaya en contra de tus subprocesos inconscientes más profundos, porque tarde o temprano harán de resistencia y te paralizarán. Si tu meta es ecológica con tu forma de ser y tus programas subconscientes adelante. Si no, tendrás que idear una estrategia como la anterior para burlar al inconsciente.

¿Y ahora qué?

Cuando ya hemos ideado nuestra meta mediante las técnicas escritas al principio. Hemos puesto nuestra meta en positivo, bien definida. Sabemos que lo hacemos por nosotr@s mism@s  y que hay estrategias para tener bajo control la situación. Cuando sabemos que podemos controlar los resultados y están contextualizados con sus respectivas herramientas necesarias. Cuando la meta es ecológica contigo y tus procesos inconscientes o resistencias… ¡Solo te queda dar un paso!¡Empuja la bola cuesta abajo y empieza a emprender el camino!.

Gracias por estar en FutuGreen, la Red Social de las Terapias Complementarias, Naturales y Alternativas. Comparte en tus redes sociales con los botones sociales y REGÍSTRATE aquí para poder expandir el mundo natural, ecológico y orgánico.

¡Comparte!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *